Área 3
Seguridad en la asistencia directa al paciente

3

En este objetivo se consideran, desde un enfoque de prevención de riesgos, tres aspectos relevantes en la seguridad de la asistencia directa:

  1. Cuidados: El cuidado es una actividad sanitaria transver­sal y debe integrar el enfoque de seguridad adoptando medidas efectivas no solo en las intervenciones y técnicas sino en los planes de cuidados y en los distintos escenarios donde estos se prestan. Hay que abordar particularmente aquellos que por su fre­cuencia o repercusión resultan de mayor relevancia para la seguridad de los pacientes, como la prevención de úlceras por presión, la de caídas y lesiones, prevención de la malnutrición y deshidratación y la prevención de la aspiración bronquial
  2. Atención al dolor: No solo se trata de la prevención y tratamiento del dolor en sí (la infravalora­ción de pacientes con dolor y la inadecuación de tratamientos son frecuentes en la atención sanitaria, sino que además dicho tratamiento conlleva riesgos vinculados a las carac­terísticas de la patología, al uso de medicamentos, de técnicas instrumentales e invasivas, sobre lo que habrá que prestar especial atención.
  3. Promoción de espacios terapéuticos libres de contención. Las contenciones conllevan riesgos importantes para el paciente por lo que deben practicarse exclusivamente en situaciones de urgencia y sólo cuando otras alternativas sean inviables. Su prevención contribuirá a una atención más segura para los pacientes.

Seguridad en la asistencia directa al paciente