La unidad de Farmacia del Hospital Regional de Málaga implanta un proyecto piloto de teleconsultas para el seguimiento de pacientes crónicos

Este servicio transversal ha enviado más de 2.315 tratamientos a domicilio para evitar desplazamientos al centro durante la pandemia de Covid-19

La unidad de Farmacia del Hospital Regional Universitario de Málaga ha implantado, junto a la Dirección de Tecnologías de la Información y Comunicaciones (TIC), un proyecto piloto de teleconsultas para el seguimiento de pacientes crónicos con tratamientos de larga duración. Se espera que este servicio se pueda instaurar de manera paulatina y definitiva a lo largo del año una vez concluya el pilotaje del mismo.

El objetivo de estas consultas telemáticas es reducir la asistencia de pacientes y familiares al centro sanitario a consecuencia de la pandemia de Covid-19. El proyecto comenzó a funcionar el pasado mes de julio y se ha seleccionado a pacientes con diferentes patologías y diferentes niveles de conocimiento de las tecnologías para poder valorar cómo manejan la herramienta y los recursos disponibles. En la implantación del mismo ha sido clave la labor de Tecnologías de la Información y Comunicaciones, que ha prestado apoyo y soporte a la Farmacia del centro.

La directora de la unidad, Isabel Muñoz, explica que, con motivo de la epidemia causada por el virus SARS-CoV-2, detectaron “la necesidad de incrementar la comunicación telemática entre los profesionales de la salud y los pacientes, manteniendo la relación farmacéutico-paciente sin disminuir la calidad en la atención farmacéutica”.

El nuevo proyecto permite al servicio de Farmacia la organización de una agenda donde fijar videoconsultas, seguir realizando la atención farmacéutica y el seguimiento farmacoterapéutico de los pacientes asemejándose al modelo tradicional. El director TIC, Julio Díaz, explica que la puesta en marcha de esta herramienta permite compartir imágenes y documentos garantizando la privacidad y la protección de los datos de salud de los pacientes y es accesible para la mayoría de los usuarios, puesto que las videoconsultas se pueden realizar a través del cualquier navegador del ordenador o a través de dispositivos móviles.

Isabel Muñoz explica que, al tratarse de tratamientos dirigidos, “muchos de ellos son de administración parenteral y vienen en jeringas o plumas, por lo que hay que explicarle al paciente o cuidador cómo deben administrarlo. Esto se realiza con un dispositivo de demostración, por lo que el soporte en videoconferencia facilita mucho”, agrega. Así, señala que, “lo que más nos estimula a mejorar y continuar avanzando en este campo, es la satisfacción que muestran los pacientes, que se sienten acompañados y pueden acceder a su medicación de una forma eficaz y segura”, señala.

Este proyecto, que tiene previsto funcionar tres días a la semana en horario de mañana y tarde, está siendo pilotado por la responsable de pacientes externos del servicio en el Hospital General, Aránzazu Linares. Está previsto que en los próximos meses se exporte esta experiencia a otros centros del complejo sanitario, como el Hospital Materno Infantil.

A lo largo de la pandemia, y en consonancia con la transformación digital iniciada en el Hospital Regional de Málaga, el Servicio de Farmacia se ha reinventado para evitar que pacientes y familiares se desplazaran innecesariamente al centro, minimizando de este modo el riesgo de contagio por Covid-19. Desde marzo y hasta ahora, ha distribuido más de 2.315 tratamientos farmacológicos a través de mensajería para los pacientes con dificultades de movilidad o infección activa, como pacientes trasplantados, oncológicos, con esclerosis múltiple, patologías reumáticas, fibrosis pulmonar, fibrosis quística, VIH, hepatitis o enfermedades raras, entre otras.

Así, Isabel Muñoz explica que “con el envío de medicación a domicilio, obtenemos un mayor acercamiento y seguimiento de nuestros pacientes vulnerables, que debido a sus patologías, tienen desaconsejado acudir a entornos hospitalarios”. De este modo, explica que esta medida no sólo se basa en el envío del tratamiento, sino en el seguimiento farmacoterapéutico y asesoramiento. “Debido a la actividad previa en estos años anteriores de registro de sus historias clínicas y conocimiento de su terapéutica nos hemos podido adaptar rápidamente a estas circunstancias”, concluye la responsable.

Fuente: Consejería de Salud y Familias

Leer la noticia aquí.